miércoles, 31 de enero de 2007

Joe Hilton Delgado Rodríguez

Nació en Lima el 23 de diciembre de 1977. Estudió primaria y secundaria en el Colegio Santa Isabel de Huancayo. Es Licenciado en Educación por la UNCP, especialidad de Español y Literatura. Egresado de la Escuela de Post-grado en la mención de Docencia Universitaria de la Universidad Nacional de Educación “Enrique Guzmán y Valle-La Cantuta”. Ganador de los Primeros Juegos Florales de Ex Alumnos Isabelinos-2004 (cuento y poesía); Segundo puesto en el V Concurso de Poesía por el Día del Maestro-2005 organizado por el diario Primicia, Mención Honrosa en el I Concurso de Cuento Breve-2006 organizado por el diario Primicia y I Puesto en el Concurso de Poesía en los IX Juegos Florales “Félix Huamán Cabrera”-2006, organizado por la Universidad Nacional del Centro del Perú. Ha sido reconocido por su labor literaria por el Municipio de El Tambo y la Casa de la Cultura Juan Parra del Riego. Ha publicado el poemario “Wañuy Pacha-Tierra de muertos”. Tiene en prensa el poemario “La casa vacía y otros recuerdos”. Ha sido ponente en el I Encuentro Regional de Jóvenes Poetas, Narradores y Ensayistas “Nario Ríos Chanca” y jurado y tallerista en la modalidad de poesía en el I Juego Floral Mario Florián-2006, organizado por el Colegio Particular “San Juan Bosco” y jurado calificador en diferentes concursos y eventos artísticos y culturales. Actualmente, se desempeña como Docente en diferentes instituciones privadas y es Coordinador e Integrante del Movimiento Literario “Dosamarus”.

LA CASA VACÍA Y OTROS RECUERDOS

“Todos tenemos secretos
que no podemos develar.
A veces, se guardan secretos
para evitar herir a los demás”.

LA CASA VACÍA

“Cualquier cosa
siempre resulta dolorosa”.

“Este es mi cuento
Este es el único
Que podría ser mi cuento”.

Carlos López Degregori

I

JACO, el percal colgado
En la puerta del ruinoso corazón
Hace que los recuerdos apolillados
Se arrodillen en el suelo.

Algunas vacilaciones se endurecen como el agua
Los recuerdos avanzan lentamente.

II

Sí, JACO, es cierto.
A cada paso melancólico,
El cuarto vacío reclama tu tibia presencia.
Detrás de la dolorosa ventana
La pobreza se asoma
Como queriendo entrar desprevenida.
Ahora, desentierro impávidos recuerdos
Que duermen entre viejas sombras.

III

La casa, nuestra siniestra casa,
Una verdadera pocilga laberintosa.
Vivimos años aquí –descomponiéndonos-
Asesinando sombras y palabras movedizas.
El estrecho cuarto conoce nuestro sufrimiento,
Nuestros pecados.
El ambiente farragoso sigue siendo asfixiante.

IV

Recorro cada centímetro del corazón,
Espulgo cada cavidad viviente.
La mesa carcomida por el enfermizo tiempo
Me llama a GRITOS;
Una vasija moribunda reclama el accidentado aliento.
El viejo ropero, la tullpa empolvada, la miserable repisa,…
Decadente objetos bañado de estoicos suspiros
Duermen en la tuberculosa penumbra;
Una solitaria huayunca llora de dolor,
El leproso mechero cobija cautivas lágrimas de polvo y ceniza.

V

Los recuerdos desenterrados se arrastran,
D-E-S-P-A-C-I-O,
Entre escurridizas sombras.
El derrumbe de las cosas,
Los sueños amarrados,
La palabra escondida,
El desagradable moscardoneo,
La conspiración de las moscas,
La legañosa luz,
La diplopía de las sombras,…
TODO SE HACE EXTRAÑAR.

VI

La pared incrustada de mariposas nocturnas
Me indica el tosco camino impregnado de telarañas.
Encuentro una vieja caja de zapatos
Debajo del desconsolado catre.
Los recuerdos duermen entre sombras:
La foto borrosa de mamá
-donde se retuerce de dolor-,
Algunos poemas refundidos,
Una carta de adiós,
El peine de la abuela,
Cabellos amarrados que no han sido quemados.
El dolor de cabeza sigue intacto.

VII

MEZCLAR GRATOS RECUERDOS:
Mamá tostaba el maíz,
Degollaba sueños prohibidos;
Papá llegaba borracho,
Cosechaba agradables improperios;
Yo leía periódicos de vuelos extravagantes;
Tú enterrabas palabras cultas.
Los gritos podridos de papá
Todavía palpitan en cada pucuyo.

VIII

RECUPERAR RECUERDOS:
(Reniego de algunos)
Las lágrimas marchitas de mamá,
El padre ausente,
Los gritos de una hermana desquiciada,
El supuesto hermano,
La dulce enfermedad,
Las tristes pesadillas,…
Algunos pensamientos prohibidos.

(Descuartizo a otros)
La memoria del abuelo
Suspendido en la rígida viga,
El auto destrozado de papá,
La madre que no conocí,
El otro apellido, mi verdadero origen,
El gato que llora en el tejado
Como si fuera un niño hambriento,
El canto sublime del malagüero
En noches torcidas de ansiedad.
Aún se siente la tosca respiración del fenecido disparo.

IX

Los recuerdos también se tiñen de rojo:
Los periódicos con aliento comunista
-CAMBIO-
Los casettes de Silvio, Sosa, Portocarrero,
Atahualpa, Sibina,…
La propaganda teñida de sangre, el pasamontañas
Y el cartucho de dinamita.
Los sueños inconclusos aún duermen enterrados
Detrás del compungido corazón.

X

Encuentro una aguja herrumbrosa
Enterrada en la piel marchita.
La soledad aún respira el mal augurio.
Una moscarda me observa despavorida.
Más recuerdos saltan a la vista
-ENCEGUECEN-,
Conspiran silenciosamente en cada intersticio.
Los disparos,…el miedo
El cadáver escondido en el jardín,
La soga,…las lágrimas.

XI

PINTAR RECUERDOS,…AMARGOS SUEÑOS:
La sal derramada en el alma,
El fuerte escozor en la nariz,
El espejo roto, los tropezones,…
Las sombras extrañan nuestros macabros juegos.

XII

Jaco, la muerte se confiesa en cada recoveco;
Sufro y lloro por cada sueño marchito.
Cuando me acuerdo de los ausentes
Pienso en ti y en el revólver.
El corazón llora desconsoladamente.